Otra vez, el desafío de fotografiar a colegas, con el mayor gusto me dispuse a este nuevo reto, que ya me llevo a fotografiar siete bodas de compañeros de profesión y es una presión extra, pero como me gusta que circule adrenalina, ahi fui a realizar esta nuevo trabajo y comenzamos haciendo la engagement session (sesión de compromiso) que ya les compartí, si no se puede ver DESDE AQUI.  Luego civil, iglesia y fiesta, una boda con todos los ingredientes para una buena receta de amor y alegría. Gracias Mariano y Gaby por haberme elegido para su boda, un gran reto, tratar de estar a la altura de sus expectativas! Gracias!