Es increíble, a veces me pongo a pensar en este mapa y lo recreo en mi mente, es absolutamente increíble los lugares que mi trabajo me llevó a conocer, dentro y fuera de mi país (Argentina) paisajes maravillosos, ciudades sorprendentes, culturas heterogéneas, desiertos, nieve, sol, noche…pero de todos los lugares donde pude haber ido hay algo que nunca se olvida, es la gente, los protagonistas, la boda que allí realicé, las personas que conocí, la mano amiga que me ayudó a ir, estar o llegar a ese lugar.
Los retratados, estan allí, en mi memoria, en mi cámara de fotos, para siempre en mis notas de viaje, en mi blog, en mi mundo, en mi corazón.
Doy gracias por las oportunidades, y también por ese entusiasmo que me lleva a seguir soñando. Ahora voy a tener oportunidad de conocer dos países mas este año, y varias ciudades de mi Argentina, y por eso creo que es hora de dar gracias a mi trabajo, a Dios, a Buda, a Alá, a la naturaleza o a quien sea. Gracias por que a medida que conozco mas, sé lo pequeño que somos en este mundo y también me doy cuanta de lo frágil que somos.
Soy un soñador empedernido, sueño con tomar mates con mi abuela bajo el viejo roble en algún pueblo de Córdoba, sueño con fotografiar una boda en Santorini, sueño con caminar con mi hija de la mano por en el Valle de la Luna, sueño con hacer una sesión en Madrid, sueño hacer retratos en Marruecos,sueño, sueño… Pero hay un sueño que siempre persiste en mí, desde hace muchos años y es poder fotografiar en Islas Malvinas, y recordar.
Soy un soñador, pero también sé que para llegar a ese sueño hay que trabajar duro. Sólo eso, espero las oportunidades trabajando y agradeciendo.

Gracias a todos los que de una manera u otra me ayudaron a poner mas puntos rojos en ese mapa.