Casi ninguna etapa de una mujer es tan única y mágica como el embarazo.

La forma de esa mujer cambia para pre anunciar algo realmente hermoso y es allí cuando creo que hay que hacer esas fotos de embarazo, para recordar ese momento para siempre, porque eso tiene la fotografía, el poder de eternizar un momento.

En este caso nos enteramos del embarazo de Vir tempranamente por tratarse de amigos de la vida, esos regalos que se nos presentan en este camino. Y desde que supe que Virginia tenía a la bella Solcito en su panza esperaba atento el paso de los meses para encontrar el momento de hacer su sesión de fotos de embarazada.

Las fotos de embarazo me encantan particularmente y buscar el momento y el lugar juntos exige una planificación que hace que todos los integrantes de la familia y yo podamos revivir ese momento siempre y recordarlo como una etapa maravillosa.

Para Virginia buscamos lugares en nuestro propio pueblo, rincones que conocemos, y que nos dan cierto sentido de pertenencia.

Aca te comparto un trozo de un hermoso poema de Neruda sobre este momento lleno de magia, miedos y sobre todo ansiedad!

EL HIJO

De tantos sitios vienes, del agua y de la tierra,del fuego y de la nieve, de tan lejos caminas hacia nosotros dos, desde el amor terrible que nos ha encadenado, que queremos saber cómo eres, qué nos dices, porque tú sabes más del mundo que te dimos.

Como una gran tormenta sacudimos nosotros el árbol de la vida hasta las más ocultas fibras de las raíces y apareces ahora cantando en el follaje, en la más alta rama que contigo alcanzamos.

Si queres ver otras historias de amor hace click aca

Gracias Vir, Juan y Solcito por dejarnos ser parte de esta historia.

embarazo